Truco o trato

Mientras los operarios municipales se afanaban en terminar la instalaci√≥n de unos paneles en los que puede leerse el poema que Aleixandre dedic√≥ a la Ciudad del Para√≠so, M√°laga presenciaba la m√°s est√©ril de las pol√©micas: aquella en la que se trataba de dilucidar si la presencia de un rascacielos de ciento y pico metros emplazado en el sitio hacia el que convergen siempre las miradas va a tener mayor o menor impacto visual. Admit√°moslo: nuestra percepci√≥n de la ¬ęciudad de los d√≠as marinos¬Ľ de don Vicente, a la que el premio Nobel ve√≠a siempre ¬ęcolgada del imponente monte, apenas detenida en su vertical ca√≠da a las ondas azules¬Ľ, nunca ser√° la misma si se erige la torre. La cuesti√≥n no es si el rascacielos va a verse mucho o poco, ¬Ņc√≥mo no va a verse?, ¬°y much√≠simo! La pregunta es qu√© M√°laga queremos, aunque el Ayuntamiento no quiera conocer nuestra respuesta, desechando la posibilidad de un refer√©ndum al respecto. Una respuesta, por cierto, ajena a criterios partidistas, ya que ata√Īe a nuestra misma identidad. Aleixandre era sevillano y, como tantos que se dejaron caer por aqu√≠ procedentes de otros lugares, se enamor√≥ de ¬ę‚Ķ jardines, flores¬Ľ. De un ¬ęmar alentando como un brazo que anhela a la ciudad voladora entre monte y abismo¬Ľ. Por cierto que, en t√©rminos m√°s prosaicos, la Unesco ha dicho lo mismo: que el paisaje de M√°laga es un bien, cuya conservaci√≥n es una fuente de desarrollo socioecon√≥mico.

Claro que puede que ya nos hayamos cansado de d√≠as marinos y de ser la Ciudad del Para√≠so; a lo mejor, ahora queremos parecernos a Hong Kong o a Nursult√°n. Lo cual es, por supuesto, leg√≠timo; y, tambi√©n, irreversible. Desde L√©vi-Strauss sabemos que el progreso no es un trayecto √ļnico, sino un camino de senderos que se bifurcan, de opciones por las que apostar. Eso s√≠: si escogemos el modelo de ciudad del sudeste asi√°tico (por favor: no vuelvan a citar a Nueva York, no es el caso) el gesto de instalar el poema de Aleixandre habr√° sido tan bonito como inane, a menos que consideremos al cinismo como uno de los rasgos de nuestro car√°cter. No se trata de si cierto fotomontaje tiene truco: no lo tiene. Se trata de que nos pregunten si nos interesa el trato.


Published in La Opinión de Málaga on 07/02/2021.

Read the original here ‚Üó