Solana y umbría en La Concepción

En las tardes de invierno, el sol declina con rapidez y una dulce melancol√≠a se adue√Īa del vergel de La Concepci√≥n. Un manto de sombras cubre la umbr√≠a del jard√≠n antiguo, bajo cuyas copas el verd√≠n se adhiere a superficies horizontales y verticales, mientras en la b√≥veda verde resuena el canto de los p√°jaros. A partir de cierto momento, los humanos comienzan a asumir que su presencia resulta ya ajena al lugar y abandonan la espesura, dejando el terreno expedito a la fauna y flora del lugar, y qui√©n sabe si a otras criaturas m√≠ticas asociadas a las arboledas ancestrales: n√°yades, dr√≠ades y tritones. El templete mirador, con el Mediterr√°neo como fondo y ba√Īado por un tibio sol vespertino, constituye entonces un recurso de lo m√°s oportuno: una escenograf√≠a bals√°mica con la que disfrutar de un postrer alto en el camino antes de abandonar la finca.

  • Publicado en Diario SUR el 09/08/2020. Puedes leer el original aqu√≠.