Meses sin r

Si en una película de espías estuviese en entredicho la identidad de alguien que alegara proceder de Málaga, la mejor manera de disipar las dudas sobre tal condición sería preguntarle acerca de los meses sin r. En caso de titubear en la respuesta, no importa cuán perfectas sean las falsificaciones de sus credenciales: es un impostor.

Ha comenzado mayo, primer mes sin r, y ya arden las hogueras de madera de olivo ante el rebalaje, ya me entienden. Claro que no es el √ļnico indicio, otro hecho nos se√Īala con precisi√≥n que se ha vuelto a completar el ciclo: la floraci√≥n de las jacarandas del Jard√≠n de los Monos. De modo que, cuando vayan de camino a Huelin o El Palo a lo que ustedes y yo sabemos, merecer√° la pena pasar por la plaza de la Victoria. Hay que darse prisa, el espect√°culo dura s√≥lo un par de semanas.


Published in Diario SUR on 09/05/2021.

Read the original here ‚Üó