Graznidos en el cauce

En este espacio se ha aludido en varias ocasiones a la banda sonora que acompa√Īa a cada dibujo y a la frustraci√≥n que supone la imposibilidad de traslad√°rsela al lector; la de hoy, por cierto, consiste en una involuntaria pugna entre las carcajadas de un grupo de adolescentes sentados en el pretil del Guadalmedina y los graznidos de la bandada de √°nades que surcan las exiguas aguas de su cauce. A juzgar por la atenci√≥n que el coro de emplumados despierta en quienes cruzan el Puente de Armi√Ī√°n, ganan los patos. El fascinante espect√°culo no defrauda a quienes se asoman a la barandilla: entre los juncos que a√ļn quedan tras el paso de la maquinaria pesada hay garcillas y fochas que comparten espacio con los √°nades antes citados, si bien su comportamiento es mucho m√°s discreto. Unos huidizos carriceros completan la escena, saltando de rama en rama.

(Este artículo se publicó en papel pero no en la versión digital de Diario SUR)


Published in Diario SUR on 12/09/2021.