F√°bula de los cactus y el granizo

√Črase una vez una colecci√≥n de plantas crasas. En ella la vida transcurr√≠a de modo tedioso; el paso de las estaciones, tan palpable en otros jardines, apenas ten√≠a incidencia en nuestras protagonistas. Tal era el precio a pagar por mantener sus turgentes formas tanto en invierno como en verano: una cierta monoton√≠a que s√≥lo se romp√≠a a veces con la fulgurante pero ef√≠mera floraci√≥n de alg√ļn cactus, tan breve que casi se dir√≠a que se hab√≠a tratado de un sue√Īo.

Alineadas en sus tiestos de arcilla, pugnaban por asomarse m√°s all√° de los barrotes de la barandilla del balc√≥n que les serv√≠a de soporte. Nada ensombrec√≠a ‚Äďliteralmente‚Äď su pl√°cida existencia durante las inacabables tardes de verano bajo un sol benefactor, Pero, ¬°ay! Lleg√≥ el oto√Īo. Los d√≠as se acortaron y el Astro rey comenz√≥ su declinar en el horizonte, alargando las sombras y confinando la luz a un rinconcito exiguo. Entonces surgi√≥ una competici√≥n por los haces solares entre quienes hasta entonces hab√≠an sido vecinas ejemplares; cr√°sulas, euforbias y echeverias estiraban sus tallos de una manera ag√≥nica, eclips√°ndose unas a otras sin que ninguna tomase la delantera. El humano que las manten√≠a, consternado, giraba sus macetas con periodicidad para facilitarles un crecimiento equilibrado y apaciguar la discordia que amenazaba con romper la armon√≠a en el ed√©n terracil. Y en estas cuitas andaban enredadas cuando se desat√≥ el Armaged√≥n en forma de granizo. ¬ŅQui√©n lo habr√≠a previsto? Nada recuerda ahora la desenfrenada carrera en pos del sol. Los restos de la carnicer√≠a a√ļn yacen sobre las baldosas: troncos desnudos y hojas crasas deshechas por los proyectiles del Juicio final. As√≠ que no hubo ganadora en la competici√≥n. Quiz√° s√≠ haya alguna moraleja.


Published in La Opinión de Málaga on 18/01/2020.

Read the original here ‚Üó