Dibujar es subversivo

Este s√°bado 18 de septiembre, una veintena larga de nuestro grupo de amigos dibujantes del colectivo Urban Sketchers M√°laga acudimos al puerto de M√°laga con la intenci√≥n de plasmar en nuestros cuadernos la antigua capilla portuaria. No es la primera vez que convert√≠amos los muelles en escenario de nuestras citas, pues √©stos re√ļnen algunas de las caracter√≠sticas que m√°s valoramos en nuestra actividad: vida desbordante, panor√°micas despejadas y sugerentes y arquitectura y barcos en abundancia. A titulo personal, me resulta un motivo tan atractivo que le dediqu√© el libro M√°laga, chor√©graphie portuaire, de cuyas p√°ginas procede la imagen que ilustra estas l√≠neas.

En esta ocasión, el grupo se dispersó por los alrededores para representar la capilla de acuerdo a sus preferencias; casi la mitad optó por el Paseo de la Farola, sacrificando la vista frontal del edificio en busca de más sombra y frescor; otros se situaron en los bancos del muelle y unos siete u ocho se repartieron en torno al estanque que hay frente a la capilla. Este estupendo reportaje fotográfico de Gloria Torres es un buen testimonio del encuentro.

Al poco, un guardia de seguridad acudi√≥ para decir que no pod√≠amos estar all√≠. Ante nuestra negativa a movernos, invocando la obvia titularidad p√ļblica del suelo en el que est√°bamos dibujando, el guardia reclam√≥ la presencia de la polic√≠a portuaria, tres de cuyos agentes acudieron al lugar. ¬ęEst√°n ustedes llevando a cabo una concentraci√≥n no autorizada. Este suelo no es p√ļblico, es privado; no pueden estar aqu√≠ sin un permiso expreso del propietario¬Ľ, se nos dijo.

De modo que veintipocas personas dispersas en un √°mbito de 29000 m2 de titularidad estatal como es el Muelle n¬ļ 1 es una actividad que debe ser fiscalizada y no puede desarrollarse sin autorizaci√≥n previa. Lo triste y parad√≥jico es que ya hab√≠amos estado all√≠ otras veces, invitados en eventos como la Semana mar√≠tima europea, a los que acudimos de buen grado y de forma totalmente desinteresada. En esas otras ocasiones quiz√° se nos considerase un aderezo gratuito y pintoresco con el que abultar el programa de actividades sin incrementar el presupuesto, y no una sospechosa concentraci√≥n no autorizada.

A los Urban Sketchers nos encanta plasmar a M√°laga en nuestros cuadernos, para difundir su imagen con orgullo en las redes sociales. Para ello ocupamos el espacio de una persona en pie y nuestras armas son un rotulador, una latita de acuarelas y un cuaderno de tama√Īo DIN A5. Hay sitios de nuestra ciudad en los que nos tratan con amistoso respeto a nosotros y a nuestra actividad, y a los que manifestamos nuestra sincera gratitud: el Museo de M√°laga, el Museum Jorge Rando, el Archivo Municipal de M√°laga -el √Ārea de Cultura en general- o el Jard√≠n Bot√°nico-Hist√≥rico de la Concepci√≥n, por citar algunos y sin √°nimo de ser exhaustivos. Ayer comprobamos con tristeza que el Puerto de M√°laga no es uno de ellos.