2 viviendas en Conde de Ure√Īa

Pocas tipolog√≠as edificatorias tradicionales han corrido peor suerte en M√°laga que las popularmente conocidas como ‚Äúcasas matas‚ÄĚ. Las viviendas as√≠ llamadas no solamente conformaron el paisaje urbano del extrarradio en todas las direcciones en las que ha crecido la ciudad, sino que la memoria de gran parte de los malague√Īos est√° asociada a ese modo de habitar, propiciado por unos espacios dom√©sticos caracterizados por la fluida relaci√≥n entre el exterior y el interior, el contacto con la tierra y la vegetaci√≥n, y los contrastes entre luces y sombras. El encargo de intervenir sobre una de ellas ‚Äďbell√≠sima aunque muy deteriorada- ofrec√≠a la posibilidad de reinterpretarlas, inspir√°ndose en las cualidades ambientales que las definen pero adapt√°ndolas a las exigencias normativas y de la sociedad actual, adem√°s de al programa solicitado por el cliente. La intenci√≥n era dividir la propiedad en dos hogares independientes, que por imperativo de la ordenanza deb√≠an coexistir en r√©gimen de propiedad horizontal ante la imposibilidad de realizar una segregaci√≥n. La petici√≥n inicial de la propiedad de hacer la partici√≥n en altura se recondujo a una disposici√≥n de dos viviendas tipo d√ļplex en torno a un patio, sim√©tricas respecto al eje del solar. El proyecto es un ejercicio de manejo cuidadoso de la luz al interior de las tres medianeras y tras la primera cruj√≠a, cuya cara exterior se mantiene √≠ntegramente. Se ha llevado la claridad de forma controlada hasta el √ļltimo rinc√≥n de la casa, mediante la disposici√≥n meticulosa de escaleras y pasillos junto a los muros de las casas vecinas, y los espacios m√°s opacos (habitaciones y cuartos vivideros) en los extremos delantero y trasero; el patio funciona a modo de captador de luz solar. La antigua fachada ha sido objeto de una restauraci√≥n rigurosa: detalles ornamentales de madera y cer√°micos, carpinter√≠as y revestimiento continuo simulando sillares.